RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

 

6. Una Nueva Evangelización‬

La misión esencial de la Iglesia es el anuncio de la Buena Nueva. De ahí que, ‘Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda, como lo menciona Su Santidad Pablo VI en la Exhortación  Apostólica Evangelii Nuntiandi. “Como se ha manifestado en muchas ocasiones, la singularidad y la novedad de la situación en la que el mundo y la Iglesia se encuentran, en el tercer milenio, y las exigencias que de ello se derivan, hacen que la misión evangelizadora requiera hoy también un programa nuevo que pueda definirse en su conjunto como ‘NUEVA EVANGELIZACIÓN.’

El núcleo vital de la “Nueva Evangelización” ha de ser el anuncio claro e inequívoco de la persona de Jesucristo, es decir el anuncio de su nombre, de su doctrina, de su vida, de sus promesas y del Reino que Él nos ha conquistado a través del misterio pascual, su Pasión, Muerte y Resurrección. 

Dando un vistazo al Evangelio, encontraremos que: El encuentro con el Señor produce una profunda transformación en quienes no se cierran a Él. De esta transformación  surge un impulso fuerte de comunicar a los demás la riqueza adquirida en la experiencia de este encuentro. No se trata solo de enseñar lo que hemos conocido, sino también, como la mujer samaritana, debemos llevar a los demás a un encuentro personal con Jesús (a experimentar el gozo de haberle encontrado): “Vengan a ver” (Cf. Jn 4,29). El resultado será el mismo que se verificó en los Samaritanos, que decían a la mujer: “Ya no creemos por tus palabras; que nosotros mismos hemos oído y sabemos que éste verdaderamente es el Salvador del mundo” (Cf. Jn 4, 42). La Iglesia, que vive de la presencia permanente y misteriosa de su Señor resucitado, tiene como centro de su misión, llevar a todos los hombres al encuentro con Jesucristo.[1]

El ardiente deseo de invitar a los demás a encontrar a Aquel a quien nosotros hemos encontrado, esta en la raíz de la misión evangelizadora que incumbe a toda la Iglesia. [2] 

            ¡La Iglesia de hoy debe hablar cada vez más de Jesucristo, rostro humano de Dios y rostro divino del hombre; Cristo ha de ser anunciado con gozo y con fuerza, pero principalmente con el testimonio de la propia vida! La Renovación Carismática de nuestros días debe tomar en serio este llamado… renovar el modo de realizar esta tarea tan importante debe ser una prioridad de los comités en todos los niveles; sé que el Espíritu está moviendo esto ya, dejémoslo actuar; por una evangelización como Dios manda… a trabajar!

 

 

 

[1] Exhortación Apostólica Postsinodal ‘Ecclesia in América’ No. 68

[2] Ibid.

 
CNSH
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ
ALL RIGHTS RESERVED 2012© COMITÉ NACIONAL DE SERVICIO HISPANO® USA | CREDITS