RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

 

‪4. Los Discípulos Guiados por el Espíritu Santo‬

Jesús prometió a sus seguidores que convenía que Él se fuera para que recibieran el poder del Espíritu Santo (Jn. 16:7). Deseo empezar este análisis del derramamiento del Espíritu en los discípulos, con las primeras palabras de Lucas en el libro de Hechos de los Apóstoles, en primera instancia porque Lucas tanto por su evangelio y el libro de Hechos es considerado el Evangelista del Espíritu Santo, dando varias presentaciones del moverse del Espíritu en Jesús, los discípulos y luego en las primeras comunidades cristianas: “Mientras estaba comiendo con ellos, les mandó que no se ausentasen de Jerusalén, sino que aguardasen la Promesa del Padre, “que oísteis de mí: Que Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días”. (Hch. 1:1-5). A partir de este texto algunos teólogos afirman que el culmen de la vida de Jesús no fue la resurrección sino el derramamiento del Espíritu Santo: “Con la venida del Espíritu Santo la misión de Jesús llega a su cumplimiento. Juan el Bautista ha dicho: “Yo los bautizo en agua, pero el que me sigue a mí es más poderoso de lo que yo soy, Él los bautizará con Espíritu Santo y fuego” (Mt. 3:11).  Y este es el punto culmen de la enseñanza de Jesús: Los discípulos serán bautizados con el Espíritu Santo”[1].

Al igual que el análisis de textos anteriores existen diferentes exégesis de este pasaje bíblico. En primer lugar los que relacionan el bautismo de Juan solo como un bautismo de conversión y el bautismo de Jesús como el “verdadero” bautismo cristiano, al cual se refiere Lucas con la expresión de Bautismo en el Espíritu. Pero la segunda vertiente es la de aquellos académicos que relacionan estas palabras de Lucas con una nueva efusión de Espíritu Santo. Es claro que a pesar de que los discípulos ya habían recibido anteriormente la gracia del Espíritu Santo, realizando diferentes prodigios, Pentecostés, o esa efusión de Espíritu Santo, marcó un camino nuevo en sus vidas de servicio y entrega.

Los discípulos de Jesús, no solo escucharon sus enseñanzas acerca del Espíritu Santo a nivel personal, sino que también presenciaron sus grandes predicaciones y poderosos milagros, realizados ambos, por el poder del Divino Espíritu. Posteriormente la promesa de Jesús se hace realidad en Pentecostés, donde los apóstoles junto con otra gran cantidad de personas reunidas en el aposento alto reciben la fuerza del Espíritu Santo: “Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse”. (Hch. 2:1-4).

A pesar de las críticas que ellos recibieron por estar haciendo cosas fuera de lo común, el mismo apóstol Pedro creyendo en las promesas de Jesús del derramamiento del Espíritu y de manera particular apropiándose de la promesa del Antiguo Testamento en donde el profeta Joel afirma que se ha cumplido la promesa de un derramamiento nuevo del Espíritu Santo: “Entonces Pedro, presentándose con los Once, levantó su voz y les dijo: "Judíos y habitantes todos de Jerusalén: Que os quede esto bien claro y prestad atención a mis palabras: No están éstos borrachos, como vosotros suponéis, pues es la hora tercia del día, sino que es lo que dijo el profeta: Sucederá en los últimos días, dice Dios: Derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños. Y yo sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré mi Espíritu”. (Hch. 2:14-18).

Por varios textos de los evangelistas sabemos que los discípulos habían ejercido sus ministerios de predicación y sanación con gran eficacia, sin embargo faltaba un momento clave que transformara sus vidas por completo. Ya que antes de esta escena de Pentecostés todavía tenían miedo y temor de entregarse por completo a Jesús, pero a partir de ese momento de la nueva efusión del Espíritu Santo, este grupo de seguidores de Jesús no solo continúan su ministerio profético, proclamando el kerygma con poder y acompañado de prodigios, sino que además empiezan a vivir al igual que su Señor, es decir empiezan una vida nueva, gracias al Espíritu Santo que habita en ellos, hasta tal punto que muchos de ellos derramaron hasta su misma sangre por el nombre de Jesús. Por lo tanto podemos coincidir con Montague de que: “El sello del Espíritu sobre la autenticidad del discipulado es el poder de dar testimonio de Jesús incluso hasta la muerte”[2]. O desde un punto mas misionológico como Carrillo lo describe: “Este poder de lo alto transforma los misioneros en testigos de Jesús resucitado”[3].

                                                                                                                    

                                                                                                                                                                                    

 

[1] Salvador Carrillo, Power from on High, The Holy Spirit in the Gospels and Acts, (Ann Harbor, MI: Servant Books, 1978), 74-75.

[2] George T. Montague, The Holy Spirit: Growth of a Biblical Tradition, (New York, NY: Paulist Press, 1976), 300.

[3] Carrillo, 76.

 
CNSH
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ
ALL RIGHTS RESERVED 2012© COMITÉ NACIONAL DE SERVICIO HISPANO® USA | CREDITS