RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

 

5. Ministerio de Interseción‬

El Catecismo de la Iglesia Católica en el numeral 2634 dice: “La intercesión es una oración de petición que nos conforma muy de cerca con la oración de Jesús. Es el único intercesor ante el Padre a favor de los hombres, de los pecadores en particular” (Ro. 8:34 y Heb. 7:25).

Añade el numeral 2635: “Interceder es pedir a favor de otro, es desde Abraham, lo propio de un corazón conforme a la misericordia de Dios”.

El servidor debe estar atento a las necesidades de los demás. La oración del justo puede mucho (Stg 5:16) e igualmente cada servidor necesita la oración de los demás (Col. 4:3). Debemos ofrecer oraciones intercesoras por:

a)      Todos los que están en autoridad (Tim. 2:2).

b)      Los que sirven al Señor (Fil. 1:19).

c)      Quienes nos persiguen (Mt. 5:44).

d)     Los que nos abandonan (2 Tim. 4:16).

e)      Por los enfermos (Stg. 5:14).

f)       Por todos los hombres (1 Tim. 2:1).

Todo cristiano, por ser cristiano, y aunque no sirva públicamente está llamado a interceder por los demás para que vengan a los pies de Cristo. La Biblia claramente dice: “Por lo tanto, el que está unido a Cristo es una nueva persona. Las cosas viejas pasaron; se convirtieron en algo nuevo.Todo esto es la obra de Dios, quien por medio de Cristo nos reconcilió consigo mismo y nos dio el encargo de anunciar la reconciliación”. (2 Cor. 5:17-18).

 Todos tenemos un llamado a la intercesión, pero algunos son llamados al Ministerio de Intercesión.  ¿Quiénes podrán hacer este trabajo efectivamente?

 CUALIDADES BASICAS PARA EL MINISTERIO DE INTERCESIÓN

a)      Tener la convicción (fe) de que Dios escucha y contesta sus peticiones a favor de los demás.

b)      Tener un gran amor y compasión por los demás, y ser sensible a sus sufrimientos.

c)      Su mayor interés no es su propia persona o reputación; sino la Gloria de Dios.

d)     Tener conciencia de la importancia del Espíritu Santo como vehículo en la comunicación con Dios.

e)      Tener su vida sacramentalmente en orden.

f)       Ser obediente a Dios, a la Iglesia, a sus pastores y líderes.

g)      Congregarse regularmente.

h)      Tener conocimientos bíblicos básicos para poder orar conforme a la voluntad de Dios.

 Una oración de intercesión hecha con fe, humildad y compasión, puede tocar profundamente el corazón de Dios y traer una gran bendición para el pueblo de Dios.

 

CNSH
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ
ALL RIGHTS RESERVED 2012© COMITÉ NACIONAL DE SERVICIO HISPANO® USA | CREDITS