RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ

 

8. Ministerio de Animación                 

Definición Secular: Infundir  vigor y energía moral a una persona.

Definición Bíblica: Motivar, aconsejar, advertir, consolar, confortar, alentar, fortalecer y predicar.

Dios nos da el poder de animar (Fil. 2:1) y también el don de animar como ministerio (Rom. 12:8)

ANIMACIÓN  PASTORAL  Y  PERSONAL

1)      El apóstol Pablo animaba a otros, para que animara a los demás: 

        a) Pidiendo a Tito a animar a los jóvenes a ser juiciosos y con autoridad (Tito 2:6; 2:15).

2)   El apóstol Pablo animaba a otros directamente.

        a) A la comunidad de Tesalónica como un padre con sus hijos (1Tes 2:11).

        b) A los que viajaban con el en su viaje de Jerusalén a Roma (Hch. 27:22).

 3)   Pablo recoge los frutos de la animación:

        a) Hay regocijo y buen ánimo en la comunidad de Corinto (2 cor. 7:4-7).

 ANIMACIÓN EN EL GRUPO DE ORACIÓN

 1)      Cada Círculo de Oración necesita una persona para “animarlo”; es decir, una persona que tiene el ministerio (el trabajo) de guiar la oración.

 2)      El animador tiene que ser sumiso al Espíritu Santo, para que pueda guiar la oración como Dios quiere; por eso “la animación” es un “don”; es algo dado por el Espíritu Santo.

 3)      El ministerio de animación tiene varias metas:

        a)    Guiar al grupo a través de las varias formas de oración como: alabanzas, el silencio,

 escuchar e intercesión.

        b)    Dar direcciones para que los que están orando puedan orar con claridad.

        c)    Mantener el buen orden y llevar el tiempo del horario.

        d)    Discernir si las cosas que suceden en el Grupo son de Dios, de hombres o de espíritus malignos, y aclararlo al grupo.

        e)    Proteger al Grupo de distracciones, deformaciones, confusiones y otras cosas que no son oración.

        f)     Resumir todo lo que pasa para que la gente se quede con el mensaje de lo que ha hecho el Espíritu.

4)      El animador no debe trabajar sólo. Es aconsejable que tenga un equipo para que le ayude en el ejercicio de su ministerio. (Ej. Si el animador no tiene el don de lenguas, que sea ayudado por alguien que tenga este don durante las alabanzas).El animador debe evitar que la música domine el Grupo de Oracion. La música debe estar sometida a la animación.

5)      El animador no es necesariamente el “pastor” del Grupo. Su responsabilidad es identificar quien tenga el don de animación.

 

  

CNSH
RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA DE LOS ESTADOS UNIDOS Y CANADÁ
ALL RIGHTS RESERVED 2012© COMITÉ NACIONAL DE SERVICIO HISPANO® USA | CREDITS