Elementos De La Renovación Carismática Católica

Monseñor José Malagreca

VI: MINISTERIOS QUE SE EJERCEN FUERA DEL CÍRCULO

Algunos ministerios que son muy carismáticos se ejercen en el poder del Espíritu Santo. Pero, aún siendo parte de la Renovación Carismática, estos ministerios se ejercen fuera de la “reunión”. Puede ser que dentro del Círculo se ejerzan de una manera abreviada, pero fuera puede tener un ministerio muy desarrollado.

1. EL MINISTERIO DE ENSEÑANZA
a) Es uno de los carismas de Efesios 4.11:
b) Todo grupo de cristianos necesita crecer en entendimiento; es absolutamente necesario que cada Grupo de Oración tenga momentos de enseñanza sólida, Católica y buena. Pueden tomar momentos después de terminar el Círculo, o pueden separar días especiales de enseñanza, o pueden asistir a ciertos seminarios.
c) El que enseña (el que tiene el don de ser maestro) tiene que tener ciertas cualidades:
i. ser un creyente en Jesús;
ii. vivir una vida moral y consagrada;
iii. creer las doctrinas y enseñanzas de la Iglesia:
iv. conocer las Sagradas Escrituras;
v. tener el don de poder explicar las cosas de Dios;
d) Enseñar no es lo mismo que predicar. La prédica motiva a uno a convertirse, es dirigida al corazón. La enseñanza clarifica y explica, es dirigida a la cabeza.

2. EL MINISTERIO DE CONSEJO Y DE CONSUELO
a) Hay una gran necesidad en nuestros grupos de ministrar uno a uno. Es decir, hacer contacto entre hermanos en una forma más directa, en un compartir más íntimo, donde uno puede abrirse a un hermano, hablar de sus dudas, problemas, preocupaciones e inquietudes.
b) En cada grupo de Oración siempre hay algunas personas que tienen ese don. Ordinariamente estas personas no se sienten muy bien ante un público, pero cuando están con un hermano a solas, el Espíritu Santo las utiliza poderosamente;
c) Yo he puesto a este ministerio el nombre de “consejo y consuelo”. Al reunirse con un hermano, el mismo contacto es ya una oportunidad para que el Espíritu Santo toque al otro. Lo único que tiene que hacer es dar su opinión en el Señor y orar por paz y consuelo;
d) Este ministerio puede ejercerse en sitios privados: en las casas; en un carro; con café; etc.

3. EL MINISTERIO DE SANACIÓN
a) Aunque es cierto que muy a menudo hay mucha sanación dentro del mismo Círculo, uno puede desarrollar un ministerio de Sanación fuera del Círculo:
b) En particular, hay dos maneras de ejercer poderosamente un ministerio de Sanación:
i. Separando tiempo para orar específicamente por sanación. Por ejemplo, una vez al mes, un grupo de Oración, después del Círculo, puede tener 45 minutos para orar por sanación;
ii. Tener un “Equipo de Sanación”: un grupito dedicado a la Oración de Sanación. Este Equipo puede quedarse después del Círculo para los que quieren oración especial. También, puede visitar casas y los hospitales.
c) Hay tres formas de “sanación”:
i. Sanación de espíritu: la necesita una persona que está “enferma” por el pecado. La sanación para estos casos es el arrepentimiento, la aceptación de Jesucristo como Salvador, la reconciliación sacramental, es decir, la confesión, la absolución, la penitencia y una nueva vida en Jesús;
ii. Sanación Interior: se trata de que el Espíritu Santo entre en la vida interior de alguien para sanar las heridas interiores. El ministerio de Sanación Interior es misterioso y complicado, y requiere personas que tienen este don. Tienen que ser personas sensibles a las otras personas, entregadas al Señor, y entrenadas en esta forma de ministerio. La sanación interior puede incluir:
a) Sanación de malas memorias;
b) Sanación de malas relaciones;
c) Sanación de hábitos sicológicos (drogas; bebida; fumar; hábitos sexuales; adicciones al juego, etc.)
d) Sanación de emociones negativas (miedo; depresión; cólera; sentido de culpabilidad opresora, etc.)